Las esquinas del fuego

LAS ESQUINAS DEL FUEGO


las esquinas del fuego

nos tatuaron las sombras,

esquivos los fantasmas

durmieron

tras las telas colgadas

de los leños mojados de febrero,

no hubo arrepentidos

solo tristeza abierta

a sociales eventos

resaltando las voces

de las calladas

arañas de lo incierto.

del libro “Cuando no te ame”

Maria Raquel Bonifacino

Derechos reservados

Sonaban tambores

SONABAN TAMBORES

Sonaban tambores
lejos,
acompasados
con quejas
de esquinas
de bolsillos rotos
bajo la piel
repicaban en sangre
encendiendo los fuegos
sin números
sin letras
sin mangas de artificio
ni garantías de danzas
se autorizaba la memoria
y me oculté tu nombre
forzándolo
en la fuga
del recuerdo.

MARIA RAQUEL BONIFACINO
Del libro “A donde vas diciendo lunas”

Del libro “Se apaga la luz, se prende la historia”

se apaga la luz.jpg

 

Cuando el tiempo

se pliegue entre mis manos

y sólo los papeles

retengan mis palabras

y entre las sombras altas

mi alma busque luces

y las hojas de otoño

se estacionen  en años

cuando el agua  se estanque

y el viento no despeine

y ni un coro de voces

interrumpa mi canto

seguiré caminando

caminaré siguiendo

por el camino ancho.

 

Maria Raquel Bonifacino

del libro “Se apaga la luz se prende la historia”

 

Candombe del amor

letra MARIA RAQUEL BONIFACINO

música y voz EDUARDO DA LUZ

 

CANDOMBE DEL AMOR (canción)

que se sabe de la noche
que te fuiste?
que se sabe de la tarde
que volviste?
me dejaste un trago amargo
y me dijiste
que un candombe
te enredó y lo quisiste
tus piernas se agilizaron
y tu sangre enloqueció
la noche se hizo tambores
y plegaria el corazón
se arrodillaron tus musas
y se quebró la razón
al ritmo de ese candombe
candombe de único amor
“que se sabe, que se sabe
que se sabe??
de esa noche que bailaste con pasión
que se sabe que se sabe que se sabe
son las lonjas que se unieron a tu voz”
que se sabe que se sabe que se sabe
tamboriles que enamoran la canción
solitarias caderas repicando
y la música amando a una ilusión
que se sabe que se sabe que se sabe
que se sabe del candombe único amor
que se sabe que se sabe que se sabe
no te vayas que el candombe comenzó.

Me vestiré de mar…

Me vestiré de mar

en la azul noche

desnuda de recuerdos

te amaré con las brisas

sin olas y sin prisas

desunida de voces

adornaré nostalgias

con algas y sonrisas.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos reservados

Del libro “Se apaga la luz, se prende la historia”se apaga.jpg

Te pido

te pido a menos cuarto
que salgas del tumulto
y estires la mirada
buscándome
más allá
del puente marino
más allá
de fin de mes
con luna nueva.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos reservados

del libro “Asesinas mi amor con plumas de ángeles”

te pido.jpg

Despierta la memoria

“despierta la memoria hermana luna
tu atuendo pide a gritos
de corolas un cambio
transmuta la oración
en un silbido
sacude el polvo
los templarios despiertan
con las manos cruzadas
en secretos rezos
de boleros ocultados
despierta la memoria
hermana luna
que las pirámides de sol
se vuelven sal
en la travesía de este cielo
sin hombres”
Maria Raquel Bonifacino
del libro “Asesinas mi amor con plumas de ángeles”

despierta la memoria

De tanto amor

De tanto amor que tienes

sólo hay uno

de tanto amor tan solo

acariciado

de tanto amor te pido

no me ames

de tanto amor

no amas lo que pido

de tanto amor me matas

sólo pido

que no me ames más

que me desames.

Maria Raquel Bonifacino

Del libro “Amor amor amor 2”

Pintura de Claudio Lasorba

Derechos reservados

 

de tanto amor

Poema V

Poema “V
Te siento con el parto de la noche
buscar mi piel cansada
entre las sábanas
tomando entre tus dedos creadores
la mar de sueños
que mis cabellos guardan.
Sígueme repitiendo
con tus ásperos labios
esas olas que llegan
ardientes a mi playa
y atraviesan mi cuello
anidando en mi oído
mientras tus sendas manos
en mi piel arena alzan castillos.

Sé nuevamente el sol
en esta oscura noche
abrazando a mi cuerpo
con múltiples colores
transformando en sedientos
mis cansados deseos
y quebrando las ramas
de mis piernas perdidas.

Y luego, enloquecido
temiéndole a las horas
buscas la forma
de tu cuerpo en mi arena
yo sintiendo el sonido
de tu boca en mi playa
me desnudo de algas
y me entrego a tu océano.
Maria Raquel Bonifacino
Del libro “Amor amor amor”
Derechos reservados

 poema V

Deja que el silencio…

Del Libro “Dame sinónimo de adiós”
Deja que el silencio
se oscurezca
y la oscuridad nos hable
y que los velos caigan
en la noche
desnudando las sombras
de desgastadas llamas
que vislumbran etéreos
respiros de recuerdos.
Maria Raquel Bonifacino
Derechos reservados
dame sinonimos

Caníbales del amor

CANÍBALES DEL AMOR

caníbales del amor

la noche próxima

acercaremos

las fronteras

de esta vidriera

de invitados

en tiempos perdidos

y encontrados personajes

de animalescos

deseos

de pasión

sin palabras

sin visiones

divididos en dos

en este octubre

juntos.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

CANIBALES DEL AMOR

 

 

 

 

Importa acaso?

importa acaso
el principio del espacio?
si no hay espacio para ambos
en este mundo chico
iremos descubriendo
que la luz agoniza
y es aberrante la ironía
de que la oscuridad
se vuelva día
alguna vez
aunque sea lejana
en nuestras vidas.
Del libro “Asesinas mi amor con plumas de ángeles”
Maria Raquel Bonifacino
Derechos reservados
importa acaso

fueron enlazándose

Fueron enlazándose
atentas brisas de veranos
e historias compartidas
fueron acabándose los cuentos
de príncipes azules y perdices
fueron cambiándose los rostros
añejándose en bodegas de vida
y camas frías
fueron tantos gerundios que sumaron
esta resta de existencias conocidas
y seguimos amando
el día a día
de esperanzas deseosas
de ser correspondidas.

del libro “Asesinas mi amor con plumas de ángeles”

Maria Raquel Bonifacino

derechos reservados

 

Cuando la oscuridad…

 

 

cuando la oscuridadCuando la oscuridad
desplaza al día
y queda
un horizonte de fuego
a tus espaldas
y pinceladas violetas se entrometen
en el paisaje móvil de la playa
cuando
el sendero de la luna
vira en la bahía
hacia tu casa
e ilumina tu sombrero azul marino
la estrella del sur
sobre la playa
cuando llega la brisa
y despeina al patio rojo
de hojas secas
sobre las finas lajas
de estos suelos
y cuando el frío supera lo imprevisto
y cubren las nieves las salidas y ventanas
me doy cuenta que yo
enamorada del invierno
amante del otoño que se aleja
deseosa de primaveras que no llegan
solo de amarte
tengo ganas.

Espantacorazones

SOMOS COMO ESPANTAPAJAROS

Somos como espantapájaros de amor
espanta corazones
mitades de rendiciones
vitales
casi llegados
casi partidos
con los ojos cansados
y la palabra nueva
impactados en el acero
sobre carreras de aire
con el calor en el minuto
frío
descontando el tiempo
descontando
con furia
acelerando frenos
acelerando…
Del libro “Adónde vas diciendo lunas?”

Maria Raquel Bonifacinoespantapájaros de amor.jpg

Y ahora qué?

Del libro : “DAME SINÓNIMOS DE ADIÓS”

¿Y ahora qué?
Acaso esperas esfuerzo del destino
que por azar repare decisiones
y vas quebrando tus alas
transparentes
entre los acertijos
que hieren tu cintura
de embalsamados
recuerdos
encerrados en
añejadas, regresadas
absorbentes y veraniegas
locuras.
Maria Raquel Bonifacino
@derechos reservados
dame

Mayorías?

mis ideas son mías,no busco consenso, no sigo a la mayoría, no tengo miedo a opinar diferente, no necesito aprobación a mis ideas, pues ellas son leales a mis investigaciones, a mis estudios, a mis sentimientos y a mi responsabilidad social y ética, seguir a la mayoría no siempre es lo adecuado, miremos la historia del mundo. Es triste que se necesite la opinión de otros para saber que es lo adecuado en la vida.
Maria Raquel Bonifacino
@mayorías

Acaso

Del libro “Adónde vas diciendo lunas?” ( en librería Borges)
 
acaso me haya ido
cuando me encuentres cerca
bajo las tenues luces
de vida estacionada
detenida en las horas
suspendida en las sombras
sin anuncios de aire
ni sonidos de auroras
acaso me haya ido
cuando decidas creerme
y leerme entre calladas
y oscurecidas tardes
acaso me haya ido
y ni el perfume quede
en el solar recuerdo
de tu esquina cobarde.
Maria Raquel Bonifacino
@derechos reservados
Del libro “Adónde vas diciendo lunas?”
ACASO ME HAYA IDO

Del libro “Del jardín a la cama”

Dos pájaros amantes
comenzaron los fuegos
lejos de las heridas
quedaron sus recuerdos
quemados por los vientos
asolaron con humos
las devastadas colinas
de las sombras
sólo terror e infierno
de aquel amor al vuelo
dos pájaros amantes
comenzaron los fuegos
los pecados surgieron
entre los pastizales
y en cenizas murieron.
Maria Raquel Bonifacino
Derechos Reservados
pintura de Claudio Lasorba

Del libro “Del jardín a la cama”

 

dos pájaros amantes

Del libro “No tientes mariposas”

CUANDO TODO SE AQUIETA

Cuando todo se aquieta

y refuerzas las voces

y acomodas las muecas

en espacios sin horas

cuando tocas tus labios

y respira tu sombra

cuando estiras tus sueños

y  caen las moras

cuando el sol

se disfraza

y las lluvias se esfuerzan

por sujetar la aurora

cuando la noche grita

bajo un cálido abrazo

sin sudores ni llantos

y se anuncia el rocío

en tu hombro inclinado

y tus ojos ocultan

de temores el alma

se despierta la vida

con los vientos del ansia.

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

NO TIENTES

 

 

 

PRÓLOGO DEL LIBRO “NO TIENTES MARIPOSAS”

La vida es como el aletear de una mariposa generando movimientos que producirán sus efectos en el cosmos. Si agarráramos una mariposa por las alas, sería un evento desastroso, pues ellas se romperían fácilmente. Si atrapáramos una mariposa para contemplarla, lo más posible es que la veamos morir.  Tentamos mariposas todo el tiempo. Tentamos a la vida.  A su vez muchas personas interactúan con nosotros como si fuéramos de metal superresistente, como si nada pudiera dañarnos pero somos como mariposas, efímeras, libres, diurnas, nocturnas, diferentes y extremadamente frágiles.

Maria Raquel Bonifacino

NO TIENTES MARIPOSAS

 

Ven conmigo (del libro “No tientes mariposas”)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

VEN CONMIGO
Ven conmigo
acompáñame en este parto
de ilusiones débiles
en esta acústica soledad
inventada
en este tramo de vidas
proyectadas
sobre nuestras perpendiculares
historias amatorias
ven
que no existe la distancia
si pertenecemos al mismo elemento
que no confluyen día y noche
en el minuto 0
como postales de la abuela
ven
solo trae tu ser
sin tus penas
sin vanaglorias de amores
del pasado
sin arquetipos de conductas previas
solo tu corazón sin mentes
que lo agobien
sin consejos ajenos
sin recuerdos nocivos
como un ángel
desnudo de rencores
con la piel acerada del domingo
con el viento al costado del principio
con el abecedario a inaugurar renglones
con todos los que ames
con todo
y sin razones.

Maria Raquel Bonifacino