del libro no tientes mariposas

cuando marzo

se apaga en tu pelo

 

y enciende las llamas

de hojas perdidas

 

y respiran los vientos de otoño

el sur de mi esquina

bordeada de mares

 

amanezco enredada

en tus brazos

 

pidiéndole a marzo

congelar la vida

Maria Raquel Bonifacino

Derechos Reservados

Leave a Reply